CONCIERTO PARA QUINTETO

12:30:00 a. m. Posted by El Griego

CONCIERTO PARA QUINTETO

Salís con el vestido azul con lentejuelas, sin breteles, el cabello azabache recogido en un rodete bien
estirado y guantes de raso haciendo juego.  Un foco frío te ilumina y les da a tus hombros y pómulos
la textura lisa de la porcelana. Te habías pintado la boca carmesí y tenías un falso lunar dibujado
sobre la comisura izquierda. La foto había quedado muy bien y fue la que eligieron para la
promoción de la gira cubana.

En esta otra se ve más del escenario y el decorado. Era horrible. Lo había hecho una de las pibas
del Nacional que colaboraba con el grupo de baile, pero la pobre tenía más voluntad que oficio.

—Lo de Hansen en la versión de Laura parecía más una muestra impresionista que un puterío
con los mejores bailes de Buenos Aires.

Tenías razón. Esos paneles corredizos con manchas de colores no encajaban por ninguna parte.
Menos mal que la voz en off ayudaba a imaginar los cuadros. En la escena del burdel te tocaba
hacer de la Rubia Mireya. En la foto salís con una peluca dorada que conseguiste en San Telmo
y un vestido blanco con lunares negros.

—Te parecías bastante a Evita, Nacha Guevara—, te había dicho yo cuando la vimos.

–A la Evita del final me parecía, qué decís, si soy puro hueso.

En la serie del último cuadro salen vos con Ollantay y Juan Miguel con Alejandra, ustedes
dos con vestidos negros entallados, zapatos altos y el cabello recogido. Juan Miguel tenía
ya un asomo de panza que  trepaba a la faja del esmoquin. Ollantay en cambio siempre flaco,
alto, ojos negros encendidos y un mechón oscuro que se rebelaba al fijador. En estas otras
ya están las cinco parejas haciendo los giros y vueltas del final del Concierto.

Ésta es la primera que tengo de vos fuera del escenario. Había pasado un tiempo desde la obra
en el IFT, yo había entregado las impresiones al manager del grupo y no te había vuelto a ver.
Nos encontramos de casualidad en La Biela una tarde en que yo había ido al cementerio a
hacer algunas fotos. Hacía rato que había terminado mi café y leía, seguro que algo de Cortázar.
Lo recuerdo porque después nos enredamos en una disputa tonta sobre si era mejor él o Borges.

—No sabía que estudiabas Letras además de bailar tango.

—Hay muchas cosas que no sabe usted de mí, caballero. Además canto, ¡oiga!

Me tratabas de usted aunque tuviera pocos años más que vos. Ahora me parece de un esnobismo
insoportable la gente que lo hace, pero en vos tenía la forma de un juego, una especie de distancia,
mezcla de seducción y picardía.

Te pusiste a cantar Madreselva, con voz aguda y nasal. Te pregunté por qué impostabas la voz.

—¡Increíble! ¿No vio la película de Hugo del Carril? Algo tendremos que hacer. ¡No puede ser
que no conozca a Libertad Lamarque!

No la había escuchado. A decir verdad fuiste vos la que me acercó el tango. Acabo de poner
en equipo el primer CD que me regalaste, The Central Park Concert, de Astor Piazzolla. La versión
del Concierto para quinteto que trae es superlativa. Obligaste al grupo para que sea el cierre
de la obra en el IFT.

Atardecía cuando nos fuimos del bar. El sol de abril se entreveraba con las ramas del gomero grande
frente a La Biela. La luz era ideal y me dieron ganas de hacerte unas fotos.

—Le doy permiso, a condición de que me invite otro café y veamos cómo quedaron.

Esa tarde supe que estaba enamorado de vos.

Tengo varias de las que te hice la primera vez que viniste a casa. Yo me había mudado hacía poco,
apenas tenía un colchón grande tirado en el piso, los libros apilados contra las paredes,
una mesa chica y dos sillas. Improvisaste caras, poses de baile, la mirada de Libertad Lamarque
en Madreselva, me enseñaste los ochos pasos para caminar un tango.

Y fue la primera vez que te quedaste a pasar la noche.

Me pediste que te lea alguno de mis cuentos. Estábamos echados en el colchón, al nivel del suelo,
tomábamos vino y habías puesto un disco de Pugliese.

—Me dijiste que eras un pésimo bailarín, pero fijate que el paso básico te sale bastante bien.
Me gusta este cuento.

Ojalá hubieras tenido razón.

Las cosas entre nosotros funcionaron bien por poco tiempo. Te habías separado de Ollantay
hacía varios meses, pero todavía eran pareja de danza y la situación era tensa. La gira por Cuba
había sido un éxito. Copes estaba de viaje también y le habían hablado de un bailarín excepcional
y muy joven que se presentaría en el teatro nacional.

Ollantay era el mejor. Lo sabías vos, lo sabía él, lo sabía yo.  Su sombra planeaba sobre nosotros
cada vez que estábamos en casa; cuando se te ocurría una coreografía mientras tomábamos
mate oyendo discos y yo maldecía mi incapacidad para poner el ritmo en el cuerpo; era el motivo
de bronca y llanto las noches que volvías de los ensayos luego de algún desplante de él,
porque estabas atada a su suerte, porque lo necesitabas para ser lo que querías.

—No es la fama, Pereyra, no son las luces o los aplausos. En el escenario soy otra, la verdadera,
estoy viva. Sé que esta carrera es corta, diez años más y seré vieja. Tal vez seas un poco
el culpable de mi desgracia. Me sacaste la foto que usamos en el afiche; Copes nos vio bailar,
qué digo, vio a Ollantay y le ofreció una prueba.

Finalmente, Ollantay aceptó y se despidió primero del grupo y luego dejó de bailar con vos
para irse a París con la compañía de Copes. Yo te animaba a buscar otro compañero,
a dar clases, a buscar tu propio camino.

—No sabe lo que dice, Pereyra. ¿Fue alguna vez a una milonga? Diez mujeres por cada varón.
Y hay cada pata dura que te pisa y te pisa mientras intenta bajar la mano de la espalda.
Para una bailarina de tango, la cosa es peor. Conseguir un compañero que sea buen bailarín
es perseguir un unicornio.

Llovía fatalidad sobre nosotros y eran pocos los momentos en que salías de tu ensimismamiento.
Te robé algunas fotos, ya no te daban ganas de posar para mí. Hay una en la que mirás
por la ventana del departamento y tus ojos son pozos que ya no ven.

Al final dejaste el tango, dejaste la danza en los escenarios. También la facultad y por fin
me dejaste a mí.

La última foto que tengo de vos es del año pasado. Desde que nos separamos llamaba a tu casa
en la fecha de tu cumpleaños y te dejaba un mensaje grabado. Me sorprendí cuando atendiste vos.
Sonabas animada. Me contaste que habías comenzado a pintar y que estabas escribiendo.
Me felicitaste por un cuento que me había publicado una revista de cuarta línea.
Quedamos en tomar un café cerca de tu casa al día siguiente. Yo seguía trabajando
de fotógrafo de sociales y andaba con la cámara siempre encima.

—Me alegro, Pereyra. Cuando pueda escriba un cuento sobre una bailarina de tango que no fue.
Mire si gana el Asturias o el Nóbel y sus biógrafos se rompen la cabeza averiguando
quién fue su Maga.

En la foto estamos los dos. No puedo decir que estamos juntos. Había puesto la cámara
sobre la mesa, en algún momento programé el temporizador para una toma automática.
Yo salgo con las manos entrelazadas sobre un pocillo de café, te miro mirar hacia quién sabe
qué fantasma que no está en el bar ni en Buenos Aires.

Como aquella vez en La Biela, atardece y el disco de Piazzolla está terminando. Suena el último tema,
aquel Concierto para quinteto. En el piso están desparramadas tus fotos, las del tango,
las de mi casa a nivel del piso, las del Parque Las Heras y muchas en bares y cafés por toda
Buenos Aires.

Ayer fue tu cumpleaños, la fecha del rito de la llamada. Me atendió tu hermano, apenas
se acordaba de mí.

—Carla ya no está Javier. Se fue. Me gusta imaginar que consiguió lo que aquí nunca tuvo.

El tango es un sentimiento que se baila, escribiste detrás de la foto.  Vibra el bandoneón, furioso, los violines elevan la apuesta y un yeite de guitarra atraviesa los compases finales del Concierto. Bailás tu mejor tango, brillás en azul eléctrico. La cámara captura el gesto del paso final, vos con la pierna derecha extendida, la izquierda flexionada y en tensión; tu brazo enguantado en raso se extiende y tu mano se abre sobre el pecho de tu compañero. Aún no se terminan de apagar los últimos acordes y todo el teatro aplaude de pie.  

La taza de té

3:50:00 p. m. Posted by El Griego

Había estado de juerga toda la noche y tuvo que levantarse temprano para tomar el tren. Sentía dolores de cabeza y náuseas. El viaje se hacía monótono. El repiqueteo de las ruedas del tren le taladraba los oídos. Salió del camarote en el que viajaba y fue al vagón comedor. Habló con un dependiente que le facilitó un sobre de sales y un vaso de agua.

A la salida de la estación Alemania tomó un colectivo destartalado que lo dejaría en Cafayate, luego de tres horas de sacudidas a través de la Quebrada de las Conchas.

Empezaba a anochecer cuando Arturo entró en la farmacia. El viejo Quispe estaba detrás del mostrador como siempre, la cabeza gacha, la mirada fija en un viejo tomo.

—Estoy que me muero, Profesor, se me parte la cabeza y no pude comer nada en todo el día.

—Calavera no chilla, galán.

El viejo Quispe miró a Arturo con mal fingida rudeza y ambos se palmearon los hombros mientras reían. Se pasaron las novedades.

—Murió Don Aguilar, ¿te enteraste? Lo enterraron hace dos días. Todo el pueblo estuvo ahí.

Tomás Aguilar había sido el heredero de una fortuna en viñedos, animales y bodegas. Se había casado muy joven con Eva Tapia, hija de terratenientes. Eva tuvo dificultades para quedar encinta. Perdió varios embarazos y todos ya daban por hecho que era estéril. Sin embargo, cerca de sus 40 años, Eva murió dando a luz a Emilia.

Emilia creció sin conocer privaciones de ningún tipo, atendida por un ejército de cuidadores, tutores y maestros. Su padre podía permitirse holgadamente pagar lo que fuera necesario para que su hija estuviera contenta.

Pronto Tomás pasó a ser Don Aguilar y Emilia creció feliz entre caballos petisos y fiestas a las que venían los hijos de los empleados del padre y los hijos de su maestra de piano.

—Y Emilia, ¿cómo está ella?

—Nunca voy a entender qué le has visto, Rey. Vos sabés que te aprecio como un hijo, pero creo que esa chica no te conviene. No te digo que no sea bonita, porque lo es, pero un pedazo de piedra es más blando que su mirada, Arturo. Nos desprecia.

—Somos sólo amigos, Quispe. Ella la ha pasado mal. El viejo está muerto, pero bien que las ha hecho todas antes de estirar la pata. Él tiene la culpa de que Emilia esté sufriendo. Me da lástima que ella no tenga a nadie ahora, Quispe. Y no nos desprecia, sólo que está acostumbrada a otra vida nomás.

Ese verano Arturo visitó frecuentemente a Emilia Aguilar en la estancia “El Negro”, bastión donde en otro tiempo Don Aguilar tejía y destejía las fortunas de la gente que dependía de él. Vestido de luto pasaba sus ratos libres acompañando a Emilia en sus paseos por los cerros, a veces a caballo, a veces en una zorra que pedía prestada a los muchachos del obrador.

Para todos era evidente que Emilia y Arturo sólo estaban esperando que finalice el período de duelo para hacer pública su relación.

Cuando se cancelaron las obras del tramo vial, que ya jamás se haría, y Arturo le comunicó a Emilia que en dos semanas debía irse a otro destino, en otra provincia, a dieciocho horas de tren de distancia, Emilia perdió la cabeza.

Lo invitó a tomar el té a las cinco para charlar un poco antes de despedirse. Fue a hacer compras al pueblo. Pasó por la farmacia y el mercado. Horneó pan. Puso la mesa, ventiló la casa y esperó.

Arturo llegó a tiempo. Saludó con un beso casto en la mejilla. Entraron a la casa y Emilia dejó a Arturo en la sala mientras preparaba la merienda en la cocina. Arturo paseó la vista por la biblioteca de Don Aguilar. Las vitrinas estaban cerradas desde hacía décadas y no se podía saber si alguien alguna vez había leído uno de esos tomos.

—Tenés más libros acá que el Profesor en la biblioteca de la farmacia, Emilia.

—Esos eran de mi padre. Arriba tengo mis propios libros. Sentate, ya sirvo el té.

Él se sentó y ella sirvió té y le ofreció pan. Estaba aún tibio.

—Gracias. Té inglés, ¿verdad? Está riquísimo. ¿Este pan lo amasaste vos? Huele fantástico.

Emilia sirvió otra taza, tomó el cuchillo y cortó otras dos rodajas de pan. Le sirvió la segunda a Arturo y puso una delante de ella.

—Lo amasé yo, ¿quién más? Me alegro de que te guste. En otra época lo hubiera hecho Amalia, la cocinera. O podría haber enviado al chofer de mi padre a buscar pan fresco al pueblo. ¿Te conté ya que en la casa grande había una docena de empleados? Seguramente alguien hubiera venido a cumplir mi pedido. Sea cual fuere. Pero ya no más.

La voz de Emilia se había puesto tensa pero mantenía aún el tono de confidente.

—No sabía nada acerca de los negocios de mi padre. Me dejó en la ruina. Él, que ayudó a todo el mundo. Que tiene una calle que lleva su nombre. Que tiene foto con el gobernador y juega póker con los diputados. Él me dejó en la ruina. Él me dejó. Mi madre también me dejó apenas nací. ¿Vos también ahora me querés dejar?

Emilia se había puesto a mirar el portarretratos sobre la chimenea. Su padre la observaba desde otro lugar en el tiempo.

La cabeza de Arturo estaba ya sobre la mesa, encima de un trozo de pan y la taza de té volcada.

—¿Tenés sueño, Arturo, mi Rey?

Emilia arrastró el cuerpo de Arturo hasta la cama del dormitorio, se echó a su lado y apagó la luz del velador.

Ceniza

12:07:00 a. m. Posted by El Griego

El  Calbuco entró en erupción la tarde del 30 de abril de 2015. Durante los días previos habíamos visto columnas de humo blanco ascender desde la montaña y nos había parecido una doble señal, como esas otras que ambos percibimos durante la semana del viaje a los lagos.

Volvíamos a Bariloche en auto luego de hacer algunas compras en Pucón. Alejandra venía malhumorada. Unos kilómetros atrás yo le había pedido que cebara mate. En una curva un tanto cerrada tuve que maniobrar para esquivar una piedra suelta y la camioneta se sacudió más de la cuenta. Alejandra me insultó por mi manejo brusco, por mi necesidad absurda de tomar mate cuando viajo, por la idea de este viaje, planificado en la fecha de nuestro quinto aniversario.  Me puteó con la calentura del agua a ochenta y cuatro grados, como a vos te gusta, cayéndole sobre la mano mientras yo enderezaba el auto. Recordaría luego esa curva y sobre todo la roca enorme, que se me aparecería como un rostro, deforme, la mano enrojecida de Alejandra, los mates, los recordaría siempre acompañados de cenizas

Intentaba despejar la tensión remanente. Puse música. Era nuestra costumbre desde los primeros viajes por el país, en aquel otro auto mañoso que tenía rota la calefacción y metía calor todo el tiempo, en verano a treinta y siete grados por las rutas de Santiago. Teníamos siempre la precaución de llevar la música de viaje: Silvio, Sabina, Serrat, esa suerte de trinidad a la que nos entregábamos incondicionales. Era de la única manera en que Alejandra cantaba. El caño de escape libre del auto tronaba; las ventanillas venían abiertas para sobrevivir al caldo en que se convertía el habitáculo por la calefacción rota; el coro del mundo se metía entre nosotros y en medio de todo, Alejandra cantaba, entre mate y mate y ojalá que las hojas no te toquen el cuerpo, cuando caigan.

Pero esta vez Alejandra no cantaba. Miraba por la ventana. El paisaje conservaba aún los colores del otoño, las montañas de hojas en cualquier momento serían sepultadas por la nieve y el frío.

— Pará

El tono de voz me asustó, temí haberme distraído demasiado con la música, como me pasaba a veces y ella tenía que advertirme sobre algún peligro en el camino.

Le pregunté qué pasaba. Cuando la miré vi que había dejado de mirar el paisaje y señalaba un punto adelante.

— Prendé la radio, por favor.

Toda la semana habíamos visto desde muy lejos las fumarolas de la montaña. En la televisión habían dicho que el volcán mostraba más actividad, pero que no había nada que indicara una erupción inminente. Alejandra señalaba hacia un lugar detrás del conjunto de montañas más cercanas a nosotros.

— No me gusta nada. Mirá todo ese humo, se incendia la montaña Javier, tengo miedo, apurémonos.

Me detuve en un recodo alto del camino. Callé a Sabina y conseguí captar una emisora de Bariloche. Emitían una programación de emergencia. El volcán Calbuco había comenzado a erupcionar y se esperaba que la actividad volcánica aumentara en las próximas horas.

Atardecía. El aire se había llenado de una luz difusa y el paisaje se tornó irreal.

—No se mueve nada. Fijate los árboles.

No corría viento.

—Los fotógrafos le llaman a esta hora "La hora mágica", por esos colores locos que capta el lente con esta luz. ¡Cómo me gustaría sacar fotos, mirá qué maravilla Javier!

Cada vez que estábamos de viaje y caía la tarde, Alejandra me contaba acerca de la hora mágica. Recuerdo la primera vez, cuando le dije que yo la conocía como "La hora azul" y que me parecía mucho más apropiada para la nostalgia y las despedidas, y ella se había puesto a argumentar en contra, hasta que nos dimos cuenta de ambos estábamos gritando sobre un tema ridículo y nos miramos y enseguida comenzamos a reír.  

—Bajemos, le dije, y ella no dudó y tomó la cámara y bajó conmigo.

No supe si ella disimulaba o no. Si lo hacía logró convencerme de que en ese momento no tenía miedo. Cuando subieramos al auto, o mañana, la calamidad en ciernes podría alcanzarnos. Ahora, rociada de cenizas Alejandra hacía foco en las hojas cenicientas, en las formas blandas que iban tomando las copas de los árboles, en las marcas que dejaban en el camino los autos que pasaban, en una flor al costado de la ruta, medio oculta ya en una pila de ceniza.

Anochecía cuando llegamos al control de aduanas. En los mostradores la gente se agitaba. Se escucharon protestas y hubo amenazas de los carabineros.

— Argentinos tenían que ser, dijo a media voz una señora que parecía ser la maestranza del puesto fronterizo.

— Blanditos los güevones

Me pareció que sólo yo la escuché. La mujer se alejó y volví a la realidad de la cola de migraciones y a Alejandra, que ya había terminado de pasar y me miraba desde fuera del salón con los brazos en jarra.

— Apurate Javier, se nos cae el cielo encima.

Detrás de mí se comenzaba a agolpar la gente. Rostros congestionados, mezcla de temor y de impotencia, pero también de enojo contra estos chilenos vende patrias, traidores y encima de todo, vagos, a ver si apuran y nos atienden de una vez, bronca contra el cielo, que hedía a azufre, bronca contra ese temor antiguo que llevamos grabado en la sangre, ese temblor instintivo del hombre ante el trueno. Y bronca también contra dios, que aprieta pero no ahorca y si sucede, conviene, bronca contra todo lo inevitable que llovía sobre nosotros, sobre todas las cosas, mientras dios se rie de nosotros que temblamos, porque somos tan blanditos, qué güevones.

— Ya está, vamos al auto.


Para cuando volvimos al auto era noche cerrada y no se veían estrellas.

— No alcanzo a distinguir si son nubes o ceniza que viene del volcán. ¿Cuánto falta para llegar al hotel?

Intentaba mantener a raya mi ansiedad. Hubiera matado por un cigarrillo o mejor aún, por mi pipa, por un cuenco fragante de buen tabaco de Dinamarca. Me había costado horrores superar los primeros días sin fumar. Estuve de mal humor al menos una semana y la opresión del pecho no me había abandonado durante meses.

— Me parece que son solo nubes, Ale, subí y vayámonos.

Me acordé de la vez que nos agarró una tormenta cruzando las altas cumbres en Córdoba y las nubes nos envolvían y la montaña retumbaba y Alejandra daba alaridos, pero no de miedo, reía de nervios porque estábamos pasándola tan bien, y qué son los viajes sino los accidentes que hay para contar luego.

— Parece la tormenta del Champaquí, ¿te acordás? Podríamos hacer lo mismo de, ¿qué te parece?

Guardo la imagen de ese momento. Yo hablé de la tormenta, lo de volver a hacerlo y Alejandra pareció olvidarse de todo lo que veníamos arrastrando esos días, del volcán, de que el cielo se caía sobre nosotros, y solo rió. Rió fuerte y libre, liberada, rió y fue como si su voz se autoreplicara en ecos octavados y de repente reía y llegaba hasta las lágrimas y volvía a empezar. Yo me había puesto a reír también, y le agradecí el gesto de aceptar la anécdota de las altas cumbres como una suerte de tregua. Esa moneda última conservaba aún su valor de restaurar las fisuras y nos salvaba de nosotros mismos y de nuestras miserias y nos devolvía por un instante al tiempo en que éramos la mejor versión de nosotros.

Cuando por fin dejó de reír, Alejandra me miraba con la mirada aún humedecida por tanta carcajada.


—Gracias Javier. Vayámonos de una vez antes de convertirnos en ceniza.

Con el pan bajo el brazo

8:06:00 p. m. Posted by El Griego

Vivimos en el barrio Las Flores, partido de Moreno, en una casilla de madera prefabricada. La pared que separa mi cama de la pieza mis padres es bastante fina y anoche escuché que mamá lloraba.

—El bebé va a llegar con un pan bajo el brazo, ya vas a ver. Esta semana seguro que consigo algún trabajo, dijo papá y mamá no lloró más.

Papá se fue temprano a buscar trabajo. Yo fui al colegio y a la vuelta mamá me pidió que vaya comprar algunas cosas. No me dio dinero, sólo la libreta roja del fiado. Me encargó que me fije en que el Tano no anote cosas de más.

El mercadito del Tano queda al fondo del barrio, como a diez cuadras desde nuestra casa, al lado están la farmacia y la verdulería, además hay un par de locales de ropa y zapatillas y una juguetería. Del otro lado de la calle está mi colegio y el campito donde jugamos a la pelota.

En el mercado no había mucha gente. Doña Ester, la vecina de enfrente de casa, estaba en la fila de la caja, delante de mí.

—Dicen que vienen saqueando. Anoche mi hermana llegó corriendo y contó que en Las Dos Marías reventaron el almacén y la ferretería.

El Tano escupió una bola de tabaco en una lata que tiene al lado del taburete y se limpió la nariz.

—Que vengan si quieren. Pero más les vale que pasen primero por la iglesia y arreglen sus cosas con el de arriba. Porque si los agarro, el próximo desayuno se los va a servir San Pedro.

El Coqui dice que el El Tano tiene una escopeta escondida bajo el mostrador. El Coqui es mi compañero de banco en la escuela. Una vez escuché que papá le contaba a mi tío Raúl que El Tano había sido policía y que va siempre armado y que en varias ocasiones le han querido robar y él corrió a los ladrones a los tiros. No me gusta venir al mercadito.

—¿Pan, leche y arroz? Dame la libreta. Y decile a tu viejo que pague lo que debe o no hay más fiado, me dijo el Tano y no me animé ni a mirar qué había anotado.

Cuando me iba escuché que doña Ester nombraba a mi papá y algo más que no entendí. El Tano volvió a escupir en la lata.

En el camino de vuelta a casa me crucé con los chicos Sosa. Se habían juntado con los otros pibes de la cuadra frente al pool, que además tiene metegol y máquinas de videojuegos.  Mamá no me deja juntarme con ellos porque dice que son mala influencia. A mí me caen bien porque me eligen el primero en los picaditos, además me convidan golosinas y el Juan me presta su bicicleta.

—Las balas no eran de verdad, tonto. Eran balas de goma, que si la cana tira con plomo no queda nadie vivo. Igual lo peor fue el gas pimienta. Esa mierda se te mete en los pulmones y te quema por dentro, explicaba Alberto, el mayor de los Sosa

—Mi viejo tiene dos marcas de gomazos que le hizo la yuta la otra vuelta, a la salida de la cancha. Parecen marcas de varicela, así redondas y arrugadas. O como la marca de la BCG que te ponen en el brazo.

Todos nos miramos el hombro izquierdo. Me acordé de la reacción que me agarró cuando me vacunaron. Estuve con mucha fiebre y falté a clases tres días. Me pregunté si las balas de goma también te daban fiebre.

El Juan me invitó a ir con ellos en bici al barrio Las Catonas, que está por la ruta como a media hora.

—Vamos, te llevo atrás. Dicen que va a haber quilombo en el centro comercial. Seguro que algo podemos agarrar.

Le dije que no podía, que mi mamá estaba esperando que le lleve las compras. La verdad es que me habían dado ganas de ir con ellos, pero sabía que si padre se llegaba a enterar, iba a estar castigado una semana completa.

Seguí caminando. Frente la zapatería estaban trabajando en la vidriera.

Una vez padre vino con el paraguayo Elgidio y trajeron una soldadora eléctrica. La puerta de casa era de chapa y se habían roto las bisagras. Papá me mostró cómo se ve la soldadura y me explicó que no hay que mirar sin antiparras porque te podés quedar ciego.

—Metele pata que quiero terminar hoy, Elgidio. Más vale que la reja aguante. Hacele otra puntada acá, dale.

Cuando llegué a casa, mamá estaba acostada. Los últimos días se lo pasaba en casa y le costaba moverse por la panza, que estaba enorme. Papá me había dicho que faltaba poco para que el hermanito saliera y mamá me había mostrado cómo le pegaba patadas desde dentro.

—¿Tenés mucha hambre, hijo? Ahora me levanto y te preparo un rico arroz con leche y canela, como a vos te gusta.
Era pasado medio día y prendí la tele. Los dibujos animados habían terminado y daban Los tres chiflados. A mamá no le gustaban. Decía que tres hombres grandes dándose golpes no era un buen ejemplo para los chicos.

Mamá se sentó a mi lado y me sirvió arroz con leche y pan tostado.

—Cuando venga tu papá vamos a hacer una comida rica, tomá.

Nunca me gustó hacer la siesta, pero madre me pidió que me quedara con ella, porque no se sentía bien. Acomodamos la tele frente a la cama y nos pusimos a mirar. Después de Los Tres Chiflados pasaban dos capítulos de El Zorro.

En algún momento me quedé dormido. Soñé que estábamos pescando con mi papá y sacábamos uno enorme y él lo cocinaba en la parrilla, al lado del río.

—Hijo, despertate, necesito que vayas urgente a la salita. El hermanito está por nacer
Ya empezaba a hacerse de noche y papá no había vuelto. La salita de primeros auxilios quedaba pasando el colegio. Mamá me pidió que corriera para pedir que venga la ambulancia. Cuando había hecho cinco o seis cuadras empecé a escuchar gritos. Al principio no entendía nada, pero para el lado del colegio se veía gente corriendo. Oí que explotaban petardos, creí que eran petardos, como los que la gente tira en navidad. Era diciembre, pero aún faltaban dos semanas para las fiestas.

Corrí lo más rápido que pude. Mamá me había encargado que no me demorara con nada en el camino, con los nervios que traía ni siquiera entendí qué me decía el Juan, que pasaba corriendo para el lado de su casa, cargando unas cajas de zapatillas bajo los brazos. Un poco después vi al Alberto Sosa, que gritaba algo sobre la policía y también corría con paquetes. Estaba lleno de gente, como cuando se arma el corso y pasan las comparsas por la avenida y todo el barrio se junta en las veredas. Yo intentaba pasar por entre medio, pero eran demasiados y me atropellaban.

Me faltaban dos cuadras aún para llegar a la salita. Del lado de la escuela estaba quieto, pero en los negocios era todo un lío. Habían arrancado la persiana del mercadito y la gente salía con bolsas llenas de mercadería. Yo trataba de apurarme pensando en mamá, en que el hermanito estaba por nacer y en que mi papá volvería en cualquier momento a cenar.

Escuché una explosión tremenda. Venía de arriba del mercado. Levanté la cabeza y vi que el Tano estaba arrodillado sobre el techo y apuntaba la escopeta hacia mí.